Gastritis ¿Qué la causa?

  • La bacteria H. pylori es la principal causa de la gastritis. Afecta al 50% de la población mundial según datos de la OMS.

La gastritis es una afección común en América Latina y se produce cuando se inflama la capa de tejido que recubre el interior del estómago. De acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos las dos principales causas de gastritis son la bacteria Helicobacter pylori y el uso constante de ciertos medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (abreviados AINEs).

Sin embargo, aún existen creencias equivocadas sobre sus causas. Por ejemplo, prevalece el mito de que los acidulantes, aditivos alimentarios que se agregan a ciertos alimentos y bebidas, son causantes de la gastritis.

De acuerdo con el médico internista y gastroenterólogo Fernando Contreras, de República Dominicana y graduado de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, “los acidulantes no son capaces de producir daños tisulares (daños en el tejido del estómago). Son consumidos por millones de personas en todo el mundo y no existe evidencia científica que demuestre que estos aditivos afecten la mucosa gástrica”.

Los acidulantes son inofensivos

Los acidulantes son aditivos,  naturales o sintéticos, que se utilizan para modificar, controlar la acidez y reforzar el sabor de una variedad de alimentos.

Es común que se agreguen acidulantes a las bebidas para balancear y complementar la sensación de dulzura producida por el azúcar.

Algunos ejemplos comunes de acidulantes son:

¿Qué es un aditivo alimentario?

  • Un aditivo alimentario es toda sustancia que, sin constituir por sí misma un alimento ni poseer valor nutritivo, se agrega intencionalmente a los alimentos y/o bebidas en cantidades mínimas con el objeto de modificar sus características organolépticas (descripciones de las características físicas de materias, según las perciben nuestros sentidos) o facilitar o mejorar su proceso de elaboración o conservación.

  • Los aditivos alargan la vida útil, inhiben el crecimiento de bacterias y mejoran la calidad nutricional de los alimentos y bebidas que se consumen a diario.

Fuente:

Codex Alimentarius

Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JEFCA)

 

  • Ácido Cítrico: es un conservador natural que se encuentra en las frutas cítricas. Sus propiedades permiten darle sabor a los alimentos y bebidas, conservar productos cárnicos, actuar como antioxidante en alimentos y estabilizar ciertas emulsiones, especialmente la de los productos lácteos.

  • Ácido Ascórbico: se emplea como conservador y antioxidante en la industria de alimentos y bebidas. Se conoce comúnmente como vitamina C.

  • Ácido Málico: también presente en algunas verduras y frutas como las manzanas y cerezas, se usa en bebidas para realzar ciertos sabores y balancear la dulzura producida por el azúcar.

  • Ácido fosfórico: se utiliza para agregar un sabor ácido y astringente, agradable a ciertas bebidas.  Además  contiene fósforo, un nutriente esencial y uno de los principales elementos de la naturaleza. Se puede encontrar fósforo en la leche, los frijoles, la carne, bebidas carbonatadas, jugos naturales, nueces, entre otros.

El ácido fosfórico se asocia erróneamente con una deficiente salud ósea y con gastritis. La evidencia demuestra que, los alimentos y bebidas con fósforo no tienen efectos negativos en la salud de los huesos de las personas sanas, sin embargo la ingesta de calcio debe ser suficiente. Este acidulante tampoco es causante de  gastritis debido a que el cuerpo humano está diseñado para manejar el consumo adecuado de una variedad de ácidos. En Estados Unidos, la Ingesta Diaria Recomendada (IDA) para el fósforo es de 700 miligramos por día para un adulto sano. Por ejemplo, 240 mililitros de leche (aproximadamente 1 taza) contiene 200 miligramos de fósforo y un refresco de cola contiene aproximadamente 40 miligramos en 250 mililitros.

Además, el doctor Contreras añade que como cualquier aditivo alimentario, todos los acidulantes deben someterse a las regulaciones nacionales e internacionales para su uso seguro. Agrega que para lograr que cualquier sustancia sea aprobada para su uso en los alimentos, es requisito indispensable que su inocuidad sea demostrada a través de una serie de estudios experimentales de diversos comités de expertos como la Agencia de los Estados Unidos para los Alimentos y los Fármacos (FDA por sus siglas en inglés), el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JEFCA) o la Agencia Europea de Seguridad en Alimentos, entre otros.

Fuentes:

 

  1. Gastritis. Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón de Estados Unidos. Disponible en: http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/gastritis/
  2. Helicobacter pylori. Organización Mundial de la Salud. Disponible en: http://www.who.int/vaccine_research/documents/Helicobacter_pylori/en/
  3. Codex Alimentarius. Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JEFCA). Disponible en: http://www.codexalimentarius.net/gsfaonline/docs/CXS_192s.pdf
  4. Dietary Reference Intakes for Calcium, Phosphorus, Magnesium, Vitamin D, and Fluoride (1997). Academia Nacional de Ciencias. 1997. Disponible en: http://books.nap.edu/openbook.php?record_id=5776&page=R1\t_blank
  5. Water sanitation. Organización Mundial de la Salud. Disponible en: http://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/gdwq3_es_11.pdf